• Santiago Horror

Deodato Holocaust

El año pasado, en el marco de la segunda edición de Santiago Horror se exhibió por primera vez en la región chilena Deodato Holocaust, el primer documental a fondo sobre el maestro del cine italiano. Deodato podrá vivir bajo la sombra de la emblemática y aun controversial Cannibal Holocaust, pero gracias al trabajo del director brasileño Felipe Guerra es que podemos adentrarnos en la obra de un realizador que también se ha lucido en otros géneros como el terror, el poliziesco y el de aventura. Conversamos con Guerra sobre la forma de afrontar proyectos documentales con bajo presupuesto y sobre la importancia de los festivales de género en el continente. Pasen y lean.

¿Cómo es que nace la idea de hacer Deodato Holocaust?


“Cannibal Holocaust” es una de mis películas favoritas, pero siempre me gustaron otras obras de Deodato, como Un Delitto Poco Comune e I Predatori di Atlantide, aunque me tomó años descubrir que eran todas del mismo director. Conocí a Ruggero en persona cuando yo vivía en São Paulo y el fue a participar en una retrospectiva de su trabajo. Hablamos mucho y quedó impresionado con lo mucho que sabía sobre sus películas. Luego nos encontramos en otros festivales, y cuando supe que estaría en el Festival Fantaspoa en 2017, estrenando su primer largometraje en más de 20 años (“Balad of Blood”), sugerí grabar las entrevistas para un documental sobre él. Deodato se estaba sintiendo un poco olvidado por sus fans y estaba cerca de cumplir 80 años, por eso amó la distinción y el honor. Yo ya había estrenado, unos años antes, otro documental llamado FantastiCozzi, también construido en torno a conversaciones con el director italiano de fantasía y ciencia ficción Luigi Cozzi, y la película tuvo una hermosa carrera en festivales internacionales. Sabía que en el caso de Deodato las repercusiones serían aún mayores por su fama (o por su mala fama).

Fuiste capaz de armar todo un documental en base a pocas horas de entrevista, eso demuestra que cuando se tiene una idea es cosa de buscar la forma de concretarla,

¿cómo fue el proceso para llegar a un largometraje?


Siempre he sido partidario del cine independiente y sin recursos. Durante años participé en festivales como Fantaspoa con una cámara mini-DV en la mano, hablando y entrevistando a directores como Stuart Gordon y Richard Stanley sobre sus películas y carreras. Algunos de estos videos los publiqué en YouTube, otros los estoy guardando para algún proyecto futuro. Creo que los cineastas independientes deberían aprovechar mejor esta oportunidad que brindan los festivales de cine, de dar acceso a directores que a menudo están muy dispuestos a hablar y contar sus historias. ¡Es la forma más fácil y barata de hacer una película con una persona famosa! Cuando rodé Deodato Holocaust ya había hecho FantastiCozzi, así que ya tenía una base de qué hacer y qué no hacer. En el caso del documental sobre Luigi Cozzi, hablamos tanto de todo que después fue muy difícil editar el material para una película de 80 minutos. Entonces, al hablar con Deodato, ya lo tenía todo muy bien definido en mi cabeza. Por supuesto, ambos fueron documentales creados en la edición, porque yo dependía de lo que me decían estos directores, y después mezclándolo todo con fotos e imágenes de las películas, más una amplia investigación, sucedió la magia. Deodato Holocaust fue mucho más fácil de editar que FantastiCozzi porque logré concentrarme en los temas que realmente importaban, aunque Ruggero contó muchas historias geniales que desafortunadamente no se utilizaron en la versión final de la película.

¿Cómo fue tu relación con Ruggero Deodato durante el rodaje y los meses posteriores? ¿Supiste si lo pudo ver y qué le pareció?

Ruggero y yo tuvimos una relación de amor y odio mientras filmamos las entrevistas. Esto sucedió en tres filmaciones diarias de dos horas cada una. Como había hablado antes con Deodato y sabía que no le gustaba hablar de algunos temas más polémicos, dejé las preguntas “difíciles” para el último día. Así que en los dos primeros días hablamos de sus películas, a él le encantó porque yo realmente conozco sus películas al revés y hacia adelante, y comentaba las obras con mucho cariño. Luego, desarmado por las sospechas, el comenzó a hablar con mucha libertad. El último día, cuando comencé a hacer las delicadas preguntas sobre violencia y misoginia, fue como si Ruggero ya supiera hacia dónde se dirigía la conversación. Luego inició un largo discurso sobre las polémicas de su carrera, donde incluso habló de las muertes reales de animales, tema que yo ni siquiera pretendía abordar porque ha sido suficientemente debatido. Al darse cuenta de que había abierto su corazón on camera, Deodato se enfureció: “¡Al final me hiciste hablar de todo lo que no quería!” Y dejé esta línea en la película porque era muy divertida. Poco después, comenzó a discutir con la directora de fotografía, que era vegetariana, hasta el punto de que se enojó, se arrancó el micrófono y abandonó la entrevista. Afortunadamente, esto sucedió cuando ya teníamos todo el material necesario; si fuera la primera noche, estaría perdido. Y esa misma noche todos nos reconciliamos y nos reímos mucho de lo que pasó, pero él ya no quiso grabar nada. La fuga de Deodato me dejó sin conclusión para el documental. Así que decidí rendir homenaje a Cannibal Holocaust y usar las imágenes con él peleando y dejando la toma enfurecido, ¡como si el director hubiera matado a los documentalistas de Deodato Holocaust al final de todo! Apliqué efectos a lo largo del documental para que pareciera un found footage hecho con escenas encontradas años después, lo que me ayudó a disfrazar algunos problemas técnicos con la captura de sonido e imagen. Fue muy divertido, pero no sabía cuál sería la reacción de Ruggero. Entonces, en 2019, debutamos Deodato Holocaust en el Festival Fantaspoa y el director fue invitado a ver la película de primera mano junto con el público. Estaba aterrorizado porque pensé que estaría furioso con la escena final y entablaría una demanda contra nosotros. Para mi sorpresa, al final de la película Ruggero me abrazó y me dijo: “¡Eres un genio! ¡Ahora mi reputación de malo aumentará aún más!”. Entonces sí, no solo vio el documental en el estreno, además le gustó mucho la película. Deodato es una persona algo difícil, pero pareció realmente conmovido por el tributo. Ya no tenemos mucho contacto, pero de vez en cuando me envía un mensaje en Facebook preguntando “qué pasa con el hermoso documental sobre mí”.

Tu película y su entrevistado causan inmediato interés en los aficionados a este tipo de cine, ¿qué tan importantes son los festivales para dar a conocer una obra como la tuya?



Creo que películas como Deodato Holocaust e incluso FantastiCozzi existen por los festivales: se hicieron gracias a los festivales y tienen una vida muy corta fuera de ellos, porque no es precisamente material que luego tenga un gran lanzamiento comercial, ni siquiera en streaming. Es curioso porque, cuando hice FantastiCozzi, muchos críticos comentaron que era un mal documental con un solo entrevistado hablando de su carrera, pero años después comenzaron a aparecer varias películas idénticas, sobre Brian De Palma y David Lynch, con mucha repercusión porque sus homenajeados eran más famosos, y luego nadie se quejó del hecho de que él era un único entrevistado que hablaba todo el tiempo. Entonces sí, creo que los festivales son fundamentales para que existan obras como Deodato Holocaust. En este caso específico, si no hubiera sido por el Festival Fantaspoa, la película no se hubiera ni mostrado en Brasil, ¡porque ningún otro festival brasileño ha seleccionado el documental para su exhibición hasta hoy!. De cualquier manera, se espera que la película se lance en blu-ray en Europa en unos meses. Es mi primera película en 25 años de cine independiente que alguien adquirió para su lanzamiento comercial. ¡Muchas gracias por esto, Ruggero!

¿Cómo ves el mercado para el cine fantástico y de terror que no busca un éxito comercial en estos días de plataformas streaming?


Bueno, soy un idealista y siempre me ha preocupado más hacer las películas que venderlas, así que es obvio que las plataformas de streaming se han convertido en un mercado muy importante. Y, si tienes suerte y sabe cómo comercializar tu película, estas plataformas te brindan un acceso mucho más amplio que el estreno en cines o festivales, simplemente no puede competir. Toda esta situación con el covid-19 demostró la importancia del streaming para el cinéfilo moderno, yo mismo vi cosas que nunca vería de otra forma si no fuera por las plataformas. Pero sigo prefiriendo ver películas en una sala de cine. Preferiblemente durante un festival, rodeado de fans. No sé cómo será el futuro, pero espero que ambos puedan coexistir. El cine es un hábito colectivo, el streaming es práctico e inclusivo, pero individualista.

Con la pandemia los festivales deben buscar formas de mantener su existencia,

¿qué impresión te produce que los festivales estén haciéndose online?


Es interesante que hagas esta pregunta porque este año el Festival Fantaspoa, del cual siempre he sido un gran fan y seguidor, sucedió en línea, y esto me permitió observar un fenómeno muy interesante. En el pasado, en las ediciones presenciales, un número muy reducido de personas comentaba las películas en las redes sociales, porque en el Sur de Brasil los fanáticos solían salir del cine y hablar de lo que veían en las mesas de los bares. Este año, con el festival en línea y abierto a todo Brasil, las discusiones sobre películas en Facebook y Twitter, para bien o para mal, se han quintuplicado. Parecía que, por primera vez, la gente pasaba su tiempo escribiendo y debatiendo las películas que veían en las redes sociales; ¡pero no, antes sucedía en persona entre botellas de cerveza, y ahora finalmente migró al entorno virtual!. Veo aspectos muy positivos en esto, principalmente en el acceso a las películas. El Fantaspoa de este año rompió todos los récords de visionado de películas; algunos fueron vistos por 5.000 espectadores, cuando solo podían contar con una única sesión de cine con 200 espectadores si el festival se hubiera realizado de la manera tradicional. Por otro lado, se perdió lo que considero el aspecto más interesante de un festival, y el motivo de todo el festival: la interacción de los fans entre ellos y con los directores, y viceversa.


Creo que todos los directores quieren ver su película en un cine y luego escuchar los comentarios de los espectadores, al igual que todos los fanáticos quieren hablar con su director favorito después de ver su película. Como mencioné antes, tal vez ambos puedan coexistir en un mundo post-coronavirus, pero sinceramente prefiero el festival cara a cara. Asistir a un festival desde casa, para mí, es algo frustrante, y una película como Deodato Holocaust nunca se haría en estas condiciones. Y creo que, en un futuro próximo, gracias a lo ocurrido este año, los festivales tendrán que reinventarse. Creo que el festival debería ser el mediador que permita al público ver películas que de otra manera nunca llegarían a esta audiencia: producciones independientes que nunca recibirán un lanzamiento comercial, o películas que provienen de países sin distribución en este lado del mundo, como Irán, por ejemplo. No tiene sentido para mí ir a un festival que está presentando películas famosas que en un mes tendrán un estreno en multiplex nacional, o que pronto caerán en streaming o torrent. Los festivales necesitan encontrar formas de acercar proyectos únicos a sus audiencias, especialmente ahora que la gente está acostumbrada a tener todo al alcance de un clic en la computadora.

¿Crees que la misma pandemia obligue a los realizadores a buscar nuevos lenguajes y formas de producción?


Ciertamente, y esto es un desafío. Volvamos a hablar de Fantaspoa: este año, el festival lanzó un concurso de cortometrajes realizados durante la cuarentena. El volumen de trabajo fue tan grande, y con tanta calidad, que los directores del festival decidieron estrenar un largometraje con los mejores cortos, llamado La Antología de Pandemia. Cuando ves estos cortometrajes, te das cuenta de que los realizadores filmaron en sus apartamentos, con muy pocas escenas externas. A veces incluso sin actores, porque las interacciones entre los personajes se realizaron mediante aplicaciones como WhatsApp y Skype. No es exactamente un formato nuevo, y películas como Unfriended y Searching ya habían adoptado tales herramientas narrativas antes de la pandemia. Pero es interesante cómo siempre encontramos formas de superar la adversidad, ya sea haciendo películas con nuestras mascotas en nuestros apartamentos o usando aplicaciones de comunicación para contar historias de terror. Al mismo tiempo, al menos en Brasil, muchos artistas empezaron a hacer lives para hablar directamente con su audiencia, y eso me mostró que un documental como Deodato Holocaust podría haberse hecho mucho más fácilmente durante la cuarentena, con el homenajeado hablando directamente via Skype o cualquier otra aplicación desde su propio portátil.

Deodato Holocaust se exhibió el año pasado en el Santiago Horror con una muy buena respuesta del público, ¿Se puede hablar de una "escena" latinoamericana o piensas que aún falta más trabajo para que exista un intercambio fluido entre cineastas y espectadores en el continente?


Sí, creo que hay una escena latinoamericana desde hace unos años, pero todavía no logra dialogar tan bien entre ellos y sobre todo con los espectadores. La producción argentina me emociona mucho, porque hay varios directores haciendo grandes películas (como Pablo Parés, Valentín Javier Diment, Demian Rugna, Fabian Forte...), y ver que una obra maestra como “Aterrados” está a punto de recibir un remake en Estados Unidos es como el comienzo de un nuevo ciclo. También me parece fantástico ver surgir talentos en países que parecían no tener tradición con el cine de género, como Venezuela e incluso Chile, donde tuvimos a Lucio Rojas con su impactante Trauma. Irónicamente, veo a Brasil en último lugar en esta disputa. Siempre hemos tenido producción de terror, tuvimos a uno de los grandes maestros del género (José Mojica Marins), pero la forma en que pensamos sobre el cine de terror es todavía muy limitada. Hay un prejuicio del espectador brasileño por el producto nacional y, lamentablemente, un prejuicio de los propios directores, que no ven las películas de los demás. Lo que queda son algunas películas de género que se disfrazan de algo más “artístico”, o apelan a la crítica social, para llegar a grandes festivales y un público más amplio, como Bacurau, pero que representan poco de la producción brasileña de horror, y ésta continúa lamentablemente marginada. Prueba de este argumento es que una película como Deodato Holocaust, producida en Brasil y rodada en Brasil, se proyectó en un solo festival brasileño, aunque llegó a importantes festivales extranjeros y recibió excelentes críticas en sitios web extranjeros. Pero en Brasil, el país donde se produjo, ¡es como si simplemente no existiera!.

¿Cuáles son tus motivaciones principales a la hora de comenzar un proyecto cinematográfico?


Mi motivación es siempre hacer algo que me divierta y me interese directamente. Algo que, como espectador, me gustaría ver en el cine o en casa. Hablando específicamente de mis documentales, siempre quise ver documentales sobre los grandes maestros del terror italiano cuyas películas crecí viendo. Lamentablemente, nadie en Italia pensó en esto y directores como Lucio Fulci y Mario Bava murieron sin recibir tal distinción. Me parece gracioso, incluso hoy, que un cineasta independiente brasileño se haya convertido en el biógrafo oficial de estas personas, ¡pero así es el mundo!. Y como hasta el día de hoy todas mis películas han sido autoproducidas o realizadas en sociedad con amigos, para ser honesto no me veo haciendo nuevos proyectos en el futuro cercano, debido a las dificultades impuestas por la pandemia, a mis propias finanzas y la forma con que el gobierno brasileño ha boicoteado las inversiones en cultura. No es que el gobierno brasileño haya sido siempre un gran amigo de la cultura, especialmente de directores independientes, pero el actual presidente odia la arte y los artistas, y si pudiera los borraría de la faz de la Tierra.

¿Cuáles son tus proyectos inmediatos?


Aunque no tengo perspectivas de filmar nada nuevo, tengo otros dos documentales ya filmados que aún necesitan ser editados. Ambos se basan en entrevistas grabadas en el Festival Fantaspoa, lo que demuestra una vez más la importancia de trabajar en colaboración con estos festivales. La primera trata sobre directoras, guionistas y actrices de cine fantástico. He entrevistado a personas de más de diez países durante los últimos cinco años, ¡e incluso tenemos una representante chilena en la película, la fabulosa Ximena del Solar!. Es algo que podría producir incluso una serie además de un largometraje. La segunda es una película biográfica en el mismo estilo de Deodato Holocaust sobre nada menos que Roger Corman, quien estuvo en Fantaspoa en 2019 y amablemente nos brindó horas de entrevistas. Como la situación hoy es difícil para todos, no sé cuándo se finalizarán y estrenarán estas películas, tal vez sea necesario encontrar socios para su finalización y distribución. ¡Pero están filmadas, por un valor muy bajo o casi inexistente, y listas para ganar los festivales cuando la vida vuelva a la normalidad!.

Muchas gracias por tu tiempo y tu trabajo. ¿Algunas palabras para Santiago Horror?


¡Les agradezco el espacio y la oportunidad! Lamentablemente todavía no he tenido la oportunidad de estar en Santiago Horror. Y de hecho, aunque he hecho dos viajes como turista a Chile en el pasado, ¡sé muy poco sobre el propio Santiago Horror! Pero me impresionó la repercusión de Deodato Holocaust en las redes sociales chilenas durante el festival del año pasado, lo que me lleva a pensar que Santiago Horror realmente está logrando reunir y atraer a los fanáticos chilenos del cine de género. Espero que tenga una larga vida y que algún día estaré allí con ustedes. ¡Tengo al menos dos documentales nuevos que pueden permitirme esta oportunidad! Así que quizás nos veamos pronto, ¡y sin ser en línea!.

Martín Núñez

46 vistas
  • Gris Facebook Icono
  • Gris Icono de Instagram
  • Gris Icono de YouTube
  • Gris Icono Twitter

© SANTIAGO HORROR FILM FESTIVAL 2020. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS